Somos un blog dedicado al Coaching Ontológico, con el que podrás descubrir Qué es, Donde estudiar y muchas cosas más.

Copyright Qode Interactive 2017
a

5 ejercicios de coaching ontológico [ 1ra PARTE 2019 ]

Un proceso de coaching es por definición, ante todo, un proceso de toma de conciencia y autoconocimiento.

Por ello compartimos contigo en esta nota 5 ejercicios de coaching ontológico que puedes aplicar durante tus sesiones, o recomendar como ejercicio semanal a tus clientes. Como Coach, estos ejercicios te pueden servir de referencia, y a partir de ellos puedes crear tus propios métodos.

5 ejercicios para tus sesiones de coaching ontológico

1. Enamórate de la vida

Apunta durante una semana aquello que te produce bienestar o placer. Programa varias alarmas a lo largo de la semana para acordarte del reto.
Agradece. Escríbelo y comparte. O haz fotos que refejen esos momentos especiales y crea un collage. O grábate en un vídeo contando en voz alta esos momentos que te hacen feliz. El resultado podría ser algo como esta imagen.
Sube tu resultado en tus redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram… para inspirar a otros!

2. La Rueda de la Vida

1) Se trata de que analices tu vida actual en todas sus facetas y evalúes cada una del 1 al 10 (siendo 1 la mínima y 10 la máxima puntuación), de la forma más objetiva posible.
2) Ahora imagina que ha pasado un año y ha ocurrido la magia: todos tus ámbitos de la vida tienen un 10, ha sido el mejor año de tu vida.
3) Por cada una de las áreas, responde con la máxima sinceridad: ¿qué ha podido pasar en ese año para que todo te haya ido tan bien? Puede que suene algo
fantástico, irreal, casi imposible. Da igual, responde qué has hecho en ese tiempo para que esas áreas hayan mejorado tanto.
Este ejercicio normalmente te permite evaluar tu vida actual y darte cuenta de
qué está en tu mano para potenciar ciertos ámbitos descuidados de tu vida.
4) Posteriormente te invito a elegir 2 o 3 áreas que quisieras potenciar y empezar a trabajar con ellas, utilizando aquellas acciones que están en tus manos y que habías mencionado en el punto.

3. Creando  a tu Yo-Futuro

este ejercicio vamos a jugar, a ser creativos, a usar nuestra imaginación. Vamos a dejar de ser críticos y realistas y soñemos por un momento.
1) Crea a tu personaje yo-futuro. Ponle nombre (tuyo o no necesariamente).
2) Escribe cuál es su forma de pensar, de actuar, qué cosas le gusta hacer, cómo
viste, dónde y con quién vive, si tiene pareja o hijos, a qué se dedica, cuántas
horas trabaja y en qué lugar (si es que trabaja, claro), si no trabaja qué hace en su día a día. Si viaja, a dónde. Cómo se alimenta, qué tipo de ejercicio hace. De
cuánto dinero dispone. Qué hobbies tiene. Cómo es su crecimiento personal,
qué lee. Etc.
3) Para hacerlo más fácil, te recomiendo realizar antes el ejercicio Rueda de la Vida y describir en cada una de las áreas la vida de ese personaje yo-futuro.
4) La única condición es que no pienses en cómo conseguiría ese personaje lo que
tiene en su vida. Sino en el qué. Ya llegaremos al cómo, ya volveremos a la
realidad para quitar aquello que no es posible.
Este personaje puedes ser tú mismo en unos años, o meses, o alguien parecido a ti…
pero lo ideal es que sea un personaje y tenga un nombre, no necesariamente el tuyo. A veces nos ayuda distanciarnos y crear a un personaje que no tiene que ver con nosotros, porque así no nos sentimos limitados por nuestra propia mente.

4.  Vivir de forma consciente una semana

Te quiero plantear un ejercicio muy muy difícil: ¡disfrutar de la vida! Parece contradictorio, ¿verdad? Todos queremos disfrutar, todos buscamos placer, alegría, felicidad… pero somos los primeros en alejarnos de ella.
¿Pero cómo hacerlo? En realidad, siendo conscientes de cada cosa que realicemos en nuestro día a día. Si comes, sólo come, saborea cada bocado. Si respiras, toma un respiro consciente, nota cómo el aire sale y entra a través de tus pulmones.
Al menos una vez al día elige una actividad habitual que realices (comer, descansar, nadar, pasear, ducharte, trabajar) y presta atención a los pequeños detalles. Piensa qué está en tus manos para hacer esa actividad con placer, con gusto, con amor, con conciencia.
Después anota esa actividad que has vivido a conciencia y añade la emoción o
sensación que te ha producido realizarla de forma diferente.
Procura que cada día sea una actividad nueva, y además intenta realizar el ejercicio al menos 5 días durante durante una semana.

5. Conseguir la motivación

1) Trata de recordar una etapa en tu vida en la que has sido feliz o te has sentido
realmente motivado. O puede que te acuerdes de 2 o 3, apúntalas.
2) Después describe con el mayor detalle posible todo lo que hacías en esa época
de tu vida: dónde vivías, con quién, con quién te relacionabas, cómo eran tus
días desde que te levantabas hasta que te acostabas…
3) Si tienes más épocas así, haz lo mismo con esos otros momentos. Trata de ser lo más detallista posible en cuanto a las acciones por pequeñas que fueran: ir a
comprar a ese supermercado, el paseo a tal hora, la lectura de tal libro.
4) Y por último: saca conclusiones. ¿Qué es lo que más te motivaba de aquella
etapa o etapas de tu vida? ¿Qué había en ella que no tienes en tu vida ahora?
¿Qué es realmente importante para ti para ser feliz?
5) La parte fnal: piensa cómo puedes aplicar esas pequeñas acciones concretas a
tu vida actual, qué puedes cambiar hoy con respecto a esa época feliz de tu vida
para sentirte un poquito más a gusto en tu vida actual.

No Comments

Post A Comment